Regimen, Dieta y Ejercicio Relación e Emportancia de cada Uno

0

Muchas veces asociamos dieta con régimen de comida, iniciemos este artículo diferenciándolas entre ellas para conocer así donde estamos ubicados y que esperamos de nuestro plan alimenticio o rutina de ejercicio, no solo enfocándonos en un plan de musculación sino intentando alcanzar un estado de salud física que nos permita desarrollarnos mejor en el resto de los aspectos de la salud humana.

Régimen alimentario o nutricional

Un régimen alimentario está dado por el hábito o comportamiento nutricional que llevamos, ya sea autopromovido o desarrollado por un especialista en función de la necesidad.

Es decir, estaremos bajo un régimen de comidas cuando buscamos un objetivo que cumplir, el cual puede ir desde buscar una reducción de peso, pasando por el cuidado de las salud como en el caso de las personas celiacas que deben de evitar ciertos alimentos o bien el caso de personas hipertensas que deben evitar el consumo de sal, e incluso hay regímenes de comida desarrollados para ganar masa muscular asociadas al entrenamiento del gimnasio.

Lo que tienen en común es que estas dependerán de nuestra dieta la cual está más relacionada con la calidad de lo que consumimos y no tanto con la cantidad.

La Dieta

la dieta y el regimenLa dieta está comprendida por todos lo macronutrientes que ingerimos ya sean:

Asegurando que nuestro cuerpo reciba la nutrición que necesita para una vida sana y activa. Es decir la línea que separa una de otra es muy fina, podríamos afirmar para dejar las cosas más en claro que el régimen está asociado a cómo y cuánto ingerimos de cada alimento. Mientras que la dieta se asocia a que es lo que consumimos como alimentos.

El Ejercicio Fisico

Ahora bien mantener un peso corporal adecuado se logra manteniendo un equilibrio entre la ingesta de alimentos y la energía (calorías) utilizada. Estar con sobrepeso o bajo peso no es saludable y hace que sea difícil lograr un adecuado nivel de aptitud.

El sobrepeso acarrea muchas enfermedades asociadas a esta condición, como enfermedades del corazón, diabetes, presión arterial alta, y problemas en las articulaciones y la espalda. Por otro lado, la falta de energía, fatiga y pérdida del tono muscular son características de una persona con bajo peso.

La importancia del ejercicio para acompañar una dieta o regimen

Al ejercicio no solo debemos verlo como un fin estético, debe ser visto también como un promotor de la salud y de la aptitud integral. Y se evidencia en una mejora de la aptitud física en cuanto a función cardiaca y respiratoria, fuerza muscular, flexibilidad y estructura del cuerpo. Por lo que en definitiva la falta de actividad física y un estilo de vida sedentario, por lo general conduce a un aumento de peso.

¿Entonces porque debemos entrenar?

El ejercicio físico trabaja los músculos para ayudarnos a alcanzar un cuerpo saludable y mejorar nuestro rendimiento físico. Es importante destacar que el ejercicio fortalece el músculo cardíaco, permitiéndole bombear la sangre de manera más eficiente. Mientras que el ejercicio puede ser difícil al principio, causando falta de aliento, dolores y fatiga, nuestro cuerpo pronto se acostumbra a esto.

Con el tiempo las actividades que realizamos a diario se vuelven más fáciles mejorando así nuestra aptitud física y no se crean que esto lleva mucho tiempo, tan solo después de los primeros días de dolor podrán ver como se sienten revitalizados e incluso de mejor ánimo por lo que los beneficios del ejercicio se reflejan no sólo en a nivel físico, sino también en nuestro funcionamiento mental.

entrenar para adlegazar

La actividad física estimula las sustancias químicas en el cerebro, que “levantan” el estado de ánimo y reducen los niveles de estrés y, a su vez, pueden trabajar para aumentar nuestra capacidad y motivación para hacer más ejercicio.

En resumen?

La clave para una buena salud y estado físico es mantener un peso saludable. Una dieta acorde a través de un régimen saludable de comidas los cual se logra alimentándonos con sensatez; no es necesario excluir a esos alimentos “culpables”, siempre y cuando se consuman con moderación y realicemos ejercicio en forma regular.

La actividad física debe ser parte de su estilo de vida sea cual sea la edad, y se incorpora fácilmente en una rutina diaria (por ejemplo, subir las escaleras, no el ascensor; bajarse del autobús una parada antes, etc) incluso como parte de su vida social, por ejemplo, salir a caminar amigos, no es necesario entrenar pura y exclusivamente en un gimnasio.

Eso sí; algo muy importante antes, de embarcarse en un programa de salud y entrenamiento físico o adoptar cualquier régimen de comidas, es consultar a su médico especialmente si tienen alguna enfermedad o problemas con su salud. Su médico será capaz de aconsejarle sobre el mejor curso de acción.

El puntaje de los Lectores
[Total: 2 Promedio: 3]

Deja tu Respuesta