¿Qué hacer cuando no hay Ganas de ir al Gimnasio?

0

Todos hemos tenido esos días en que inventamos una o mil escusas para no ir a entrenar…

Hace mucho frio… acabas de llegar a casa después de un largo día de trabajo o la escuela… estás cansado físicamente y mentalmente… tienes en mente mil cosas no relacionadas con el gimnasio… y todo lo que realmente quieres hacer es echarte en el sofá, relajarte y descansar.

El único problema es que es miércoles. Y el miércoles es el día de piernas.

No importa cuánto intentes racionalizarlo en tu mente, en el fondo sabes simplemente que no hay excusa para omitir este entrenamiento, a pesar del hecho de que te gustaría quedarte donde estás y no mover un músculo. ¿Suena familiar?

Independientemente de que si hacer ejercicio o no, sea algo que disfrutes genuinamente, incluso los más motivados de los culturistas todavía experimenta esa sensación de necesitar días “libres” de vez en cuando.

fisicoculturista-no-motivado

Entonces ¿qué debemos hacer en aquellas situaciones en las que, sea cual sea la razón, simplemente no tenemos ganas de encarar un entrenamiento y parece que no se puede encontrar la motivación para que esto ocurra?

La solución es simple… Dejen de pensar en ello y empiecen a tomar acciones.

La inspiración para el entrenamiento

¿Suena demasiado simple? La mayoría de la gente piensa que la acción y la motivación son estrictamente una calle de sentido único. En otras palabras, si sienten un nivel suficiente de motivación, esto los inspirara a llevar a cabo una acción específica.

Motivación —-> Acción

En realidad, funciona en ambos sentidos. Llevar a cabo una determinada acción también hace que se sientan cada vez más motivados.

Acción —-> Motivación

En otras palabras, si te sientes completamente desmotivado para realizar una tarea en particular, debes empezar a tomar acciones de todos modos, así encontrarás que el simple hecho de limitarte a hacer algo, es en sí mismo el catalizador que permite que cada vez e sientas más motivado.

Esto entonces se retroalimenta, más motivación inspira nuevas medidas, y otras acciones inspiran más motivación, y antes de que te des cuenta, estás totalmente absorto en la tarea original que parecía tan intimidante e insuperable al comienzo.

Acción —–> Motivación —–> Acción

El estado de ánimo que uno siente mientras esta sentado en el sofá a punto de dormirse no es el mismo estado de ánimo que vas a sentir mientras estás realizando un entrenamiento real.

La motivación del entrenamiento

Una vez más, dejen de pensar y simplemente comiencen a actuar.

Hay que dejar de crear imágenes mentales de lo que se avecina… dejar de crear en la mente los clásicos “¿y si hiciese esto?” o “¿qué pasaría si?”… dejar de intentar ponderar los beneficios y desventajas de realizar o no realizar el entrenamiento…

motivacion-para-ir-al-gym

Si ya han hecho el compromiso con ustedes mismos y saben que lo que hay que hacer es entrar al gimnasio y entrenar, estas ideas desaparecerán de su mente si simplemente lo hacen.

Ponte de pie… ponte la ropa de gimnasia… preparar el bolso…

Incluso estas diminutas acciones poner en marcha este proceso “que nos permite cambiar de estado”.

Mucho más a menudo que no, encontrarán que tomando algunas acciones individuales que los lleven a sus entrenamientos evitaran el sobre-pensar o sobre-analizarla las cosas.

En cualquier momento que enfrenten algo que saben que tiene que hacer o deben hacer, pero se siente abrumados y sin motivación para llevarlo a cabo, apliquen este principio: “dejar de pensar y tomar la acción”; es la manera exacta de automotivarse.

El puntaje de los Lectores
[Total: 5 Promedio: 4.2]

Deja tu Respuesta