La Consistencia en el entrenamiento físico

0

En esta serie de artículos sobre los 10 principios de entrenamiento veremos diferentes puntos relacionados con lo básico que uno debe conocer para aprovechar al máximo sus entrenamientos, indiferentemente del deporte que practiquen. Hoy hablaremos de la consistencia del entrenamiento; aunque antes deben saber que existen dos tipos diferentes de consistencias. La primera es la consistencia de los métodos de entrenamiento y los tipos y componentes de ejercicios individuales. El segundo es la consistencia física en sí pero no es algo de lo que hablaremos en este artículo.

La aplicación de un método de entrenamiento o un ejercicio específico debe ser coherente con el fin, el cual sería producir una respuesta adaptativa. Muy a menudo, los atletas y entusiastas del fitness se desvían de su programa de entrenamiento habitual para probar uno nuevo considerando esto como un hecho aislado. La idea general es que hacer algo diferente dará lugar a sorprender y generar la confusión de nuestro sistema muscular y nervioso, lo que resulta en mayores ganancias en la aptitud física. Esta es una característica común de los sistemas de formación.

Sin embargo, el problema con este enfoque es que hacer un cambio una sola vez o hacerlo esporádicamente solamente sobre un elemento específico de nuestro entrenamiento se traducirá en una pérdida de tiempo y energía porque no hay “consistencia”, impidiendo así brindar el estímulo necesario a nuestra respuesta adaptativa. Si un atleta decide incluir las sentadillas en un entrenamiento estas tienen que ser parte de un programa de formación global más amplio, de lo contrario no obtendrán ningún beneficio extra si es algo esporádico o único. Esto está estrechamente vinculado con el principio de progresión que veremos más adelante.

El otro punto a tener en cuenta acerca del concepto de consistencia es el desarrollo físico como algo global. Con el fin de llegar a un objetivo de entrenamiento o capacitación física determinada, debemos ser constantes y entrenar en forma regular. Si el entrenamiento es esporádico y no se hace regularmente, entonces el cuerpo pasará por un proceso de desentrenamiento o reversibilidad de adaptaciones, lo que resulta en que el atleta mantenga una capacidad física de base, muy por debajo del entrenamiento que está llevando a cabo.

El puntaje de los Lectores
[Total: 1 Promedio: 5]

Deja tu Respuesta