Entrenar resfriado o con gripe

0

Nada peor que enfermarse luego de un duro entrenamiento en el gimnasio. Y lo peor es que cada año pasa lo mismo, obviamente tenemos la posibilidad de caer bajo un cuadro de resfriado, gripe o incluso gastroenteritis, todas enfermedades que atentan contra nuestro progreso y nos hacen perder varios días de entrenamiento. De hecho, una vez vencida la enfermedad, es necesario volver al nivel que teníamos, y esto a veces puede tomarnos algunas semanas.

Esto lleva a muchos de nosotros a querer continuar con el entrenamiento sintiéndonos enfermos, pero ¿Es esto una buena idea? Personalmente, prefiero detener cualquier entrenamiento cuando estoy enfermo, pero muchas personas mantienen su rutina y afirman incluso sentirse mejor o sanar más rápido con el deporte.

¿Entonces debemos continuar entrenando en caso de enfermedad?

La respuesta a esta pregunta depende de la naturaleza de la enfermedad. ¿Es un resfriado, gripe o alergia? La mayoría de la gente suele confundir a los resfriados y la gripe, enfermedades causadas por diferentes virus. Es cierto que los síntomas de ambas enfermedades son similares. En un resfrio, hay secreción nasal, fatiga y uno se siente débil; incluso a menudo aparece dolor muscular, pero no es muy intenso. También se puede tener fiebre y dolor de cabeza, pero los síntomas no están marcados. La Gripe, a su vez, es mucho más agresiva y sus síntomas aparecen de repente: fiebre alta, fatiga, dolor de cuerpo; y puede obligarnos a terminar en cama durante varios días.

entrenar con gripe

Uno debe saber que el sistema inmunológico está batallando en los casos de gripe. Y el entrenamiento fisico en estas condiciones no sólo perjudicial para el desarrollo muscular, sino también para la salud general.
El cuerpo necesita estar sano para poder pasar de un estado catabólico causado por los ejercicios a un estado anabólico de crecimiento durante el descanso y la recuperación. Si ustedes tienen gripe, su cuerpo ya está luchando contra un estado catabólico causado por el virus. En este caso, el entrenamiento de resistencia exacerbara el catabolismo, lo que reduce la eficiencia del sistema inmunológico y tal vez te terminen más enfermos.

Así que no deben entrenar si padecen de gripe! En su lugar, céntrense en mantener una buena nutrición y beber mucha agua. Una vez que la gripe se vaya, pueden regresar a su programa, pero con pesos livianos, sin forzarse demasiado. No se esfuercen demasiado en la primera semana de recuperación; a menudo uno se siente “cansado” y se necesita tiempo para volver a lo que hicimos antes de la gripe.

entrenar resfriado

Un poco de prevención

Es mejor prevenir que curar! Es difícil evitar que los virus nos infecten, a menos que vivan en un ambiente cerrado y sin contacto humano. Como consejos útiles, lávense las manos con frecuencia, especialmente al final de la sesión de entrenamiento si se entrenan en un gimnasio público, e incluso eviten tocarse la cara con las manos, ya que es la puerta principal de entrada del virus a nuestro cuerpo. Además, asegúrense de mantener su sistema inmune en perfecta condiciones. El exceso de entrenamiento, la mala alimentación y la falta de sueño, además de dañar su desarrollo, promueve el catabolismo.

El puntaje de los Lectores
[Total: 8 Promedio: 3.9]

Comentarios Cerrados