El dismorfismo y la obsesion por el gimnasio

0

¿Aún no hiciste tu sesión de entrenamiento con pesas y estás pensando constantemente en ello? ¿Vas al gimnasio, mientras estás de baja por enfermedad? ¿Toda tu vida gira en torno al desarrollo del físico y para colmo, te sigues sintiendo demasiado delgado a pesar de tener unos brazos de 45 cm? Muy bien, hay grandes posibilidades de que realmente seas adicto al culturismo, o al menos a que esto se convierte en una obsesión.

Sabemos que la actividad deportiva libera suficientes sustancias similares a la morfina, las famosas endorfinas, que podrían crear una cierta dependencia y explicar este fenómeno. Sin embargo, todos los atletas no sufren de adicción, sea cual sea el nivel de la práctica. Entonces las razones se deberían más bien a un trastorno psicológico que afectaría no solo a nuestra autoestima y sino a la propia imagen que vemos de nosotros mismos.

Criterios

La ciencia ha estudiado el fenómeno de la adicción al deporte y en especial la relacionada con el fisicoculturismo. Se han propuesto 9 criterios para determinar si existe dependencia o no, y estos son:

  • Entrenan incluso cuando usted está enfermo o descompuesto.
  • Han llegado al nivel de continuar un entrenamiento de fuerza después de lesionarse.
  • Nunca se perderían una sesión de entrenamiento con pesas, incluso si no se sienten en forma.
  • Se sienten culpables si no completan el día de entrenamiento.
  • Si se saltean una sesión de entrenamiento, sienten que su masa muscular disminuye.
  • Su familia y/o amigos se quejan del tiempo que se pasan en el gimnasio.
  • El entrenamiento de fuerza ha cambiado por completo su estilo de vida.
  • Tienden a organizar sus actividades de negocios de acuerdo a sus días y horarios de entrenamiento.
  • Si tienen que elegir entre entrenar e ir a trabajar, eligen el entrenamiento.

Si se sienten muy identificados con muchas de las afirmaciones anteriores, básicamente su vida gira en torno al entrenamiento con pesas y toma todo su tiempo libre deben cuestionar seriamente su estado de obsesión.

Trastorno dismorfico corporal

Es muy posible hacer el entrenamiento con pesas sin ser esclavizados. Pero si su adicción a la desarrollo físico tiene consecuencias muy perjudiciales en su vida personal y de relaciones, se podría llegar a considerar un tratamiento con un psicólogo.

Trastorno dismórfico corporal

¿Se siguen viendo delgados a pesar de sus brazos de 45 cm de diámetro? ¿Todo el mundo te dice que te ves demasiado musculoso pero a pesar de esto encuentran insuficiente el desarrollo de sus músculos, incluso hasta el punto de tener que ocultarse bajo capas de ropa y considerar el cambio al lado oscuro?! Hay posibilidades de que estén sufriendo del conocido trastorno dismórfico corporal!

El trastorno dismórfico corporal es una enfermedad que afecta a hombres y mujeres psicológicamente frágiles. Estas personas tienen una visión distorsionada de su cuerpo, que no se condice para nada con el de la realidad: la delgadez siempre será demasiado grande y suficiente como para estar lejos de ser un musculoso fisicoculturista.

Esto no es simplemente un complejo físico, sino una obsesión que puede llevar a un comportamiento de auto repliegue y al aislamiento social. Pero no termina ahí, debemos considerar los problemas de salud causados por la práctica excesiva del deporte y el uso de productos dopantes.

Por suerte se puede curar el trastorno dismórfico corporal. El remedio es una mezcla entre ayuda psicológica para encontrar la fuente del padecimiento y el tratamiento médico para tratar el síntoma. Para ambos casos no duden en consultar con los médicos especialistas, que serán quienes los van a guiar por el camino de la aceptación y el éxito.

El puntaje de los Lectores
[Total: 0 Promedio: 0]

Comentarios Cerrados