¿Cómo volver a la normalidad después de comer y beber demasiado?

Indigestión, abuso, atracón, resaca, muchas palabras con las que probablemente estés familiarizado en estas época. ¿Te parece si te comparto algunas opciones para recobrar tu estado de salud después de las fiestas?


Ya sea en temporada navideña, de vacaciones o celebrando un evento, hay momentos en que es probable que comamos alimentos de más y ni hablar de las bebidas si tienen algo de alcohol.

Esto significa más calorías. Y consumir más calorías de las que quemamos nos va a dirigir a un aumento de peso y si es sostenido en el tiempo un aumento de grasa corporal.

Esto lleva a que muchos nos preguntemos: ¿cómo volver a la normalidad después de comer y beber en exceso? 

COMISTE Y BEBISTE DEMASIADO: ¿Y AHORA QUÉ?

Primero, aclaremos algo: sentirse culpable o castigarse por disfrutar de la comida y tomar alguna bebida que no suele parte normal de nuestra dieta, no es sano ni productivo. Este diálogo interno negativo hace más daño que bien, ya que hasta podríamos asociarlo con la pérdida de resultados, el efecto yoyo o incluso con la mala imagen de uno mismo.

Disfrutar de la época de fiestas (o de las vacaciones) no va a perjudicar tus objetivos de salud y estado físico al menos que seas un deportista de alto rendimiento.

La verdad es que si vuelves a una base sólida de nutrición equilibrada, ejercicio regular y sueño adecuado, tiene los hábitos correctos para mitigar el aumento de peso durante todo el resto del año.

Es lo que haces la mayor parte del tiempo lo que tiene el mayor efecto en tu peso, salud y nivel de condición física.

Dicho esto, así es como puedes mantenerte en el camino después de “disfrutar” de los excesos de fin de año o vacaciones:

como recuperar peso después de navidad

1. HIDRÁTATE, TOMA ABUNDANTE AGUA


Beba un vaso grande de agua a primera hora de la mañana cuando te despiertes. Beber agua por la mañana puede ayudar a que las cosas se muevan (ya sabes a lo que me refiero), lo que te ayudará a sentirte mejor de inmediato.

Obviamente esto no termina aquí, continúa bebiendo agua durante todo el día.

Mantente hidratado toda la semana. Beber suficiente agua todo el tiempo puede ayudarte a regular el apetito, colaborará en la pérdida de grasa, mejorará tu rendimiento y aumentará tu energía.

2. ENFÓCATE EN LOS ALIMENTOS NATURALES O POCO PROCESADOS.


Puedes sentir tentación a saltarse el desayuno o comenzar una dieta súper restrictiva para "desintoxicarse" después de unos días de comer en exceso. Olvídate de la desintoxicación (es algo que como tal no existe) y, en su lugar, adopta una rutina de alimentación saludable.

Come alimentos integrales. Los alimentos integrales son más ricos en nutrientes, saciantes y bajos en calorías que los alimentos procesados y envasados. Incorpora en tus comidas un poco más de frutas y verduras, sin dejar de lado las proteínas magras y grasas saludables.

Toma un desayuno rico en proteínas (como un batido de proteínas o huevos) e incluya proteínas en cada comida. La proteína es más saciante, estimula tu metabolismo y puede ayudarte a mejorar tu peso y composición corporal si acompañas con un entrenamiento adecuado.

3. MANTÉN UN HORARIO REGULAR DE COMIDAS


Sigue un horario regular de comidas. No hay una cantidad perfecta de comidas para comer todos los días cuando orientamos a la pérdida de grasa, por lo que deberás hacer un poco de autoexperimentación para descubrir cuántas comidas (y refrigerios) funcionan mejor para ti en función de tu desgaste calórico.

4. CONTROLA SUS PORCIONES


Durante los primeros días después de un exceso, considera prestar mucha atención a tus porciones (o incluso mantener un registro de alimentos).

Esto podría sucederte naturalmente, ya que es probable que tengas menos hambre después de varios días de comer en exceso. Pero por si acaso, mantener un registro de alimentos puede ayudarte a ver cuánto está comiendo realmente e informarte cómo deberías ajustar tus comidas y porciones para cumplir con tu objetivo calórico.

Considera aumentar el consumo de vegetales y disminuir el consumo de grasas y carbohidratos durante 2 o 3 días.

5. CUMPLE CON TU RUTINA DE EJERCICIOS


Obviamente, mantenerse activo es una de las mejores cosas que puedes hacer para mantener tu peso a largo plazo. Durante las vacaciones (o las fiestas de fin de año), mantén una rutina de entrenamiento regular donde hagas ejercicio al menos 3 veces por semana.

Si la sucesión de atracones no te permite dar tu 100% puedes mantener tu cuerpo activo realizando alguna sesión de cardio leve, antes de comenzar a entrenar nuevamente. Caminar, trotar, nadar, hacer senderismo y practicar yoga son excelentes ideas para implementar unos días después de estas fechas.

¿Y tú?... ¿Tienes alguna estrategia para lidiar con la gula de fin de año? ¿O tienes alguna pregunta? No dudes en dejar tus comentarios a continuación.

Deja un comentario